Invierno

invierno2015

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. (Victor Hugo)

Invierno

ocaso-de-otoño

Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros ‘poetas muertos’,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los ‘poetas vivos’.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

(Walt Whitman)

Final de otoño

final de ciclo

Coged las rosas mientras podáis
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta…
-Walt Whitman-

 

Horse

firacavallspuigcerdà

 

 

Impulso vital del potro…

¿Hubo un antes? ¿Hay un después?  O, simplemente vivir…

(Fira de cavalls a Puigcerdà)

Otoño

tardor-2014-a

 

… y las ramas de otoño se mecen en el río de la vida.

Vivencias

DSCF1669

Ningú coneix els seus límits fins que, per una circumstància o altra, es veu transitant per territoris totalment desconeguts. La translació de la zona personal de confort cap a aquest món nou es produeix sense més, sense ser-ne conscients. I no obstant això succeeix.

Un dia, farà més o menys sis mesos, em van diagnosticar càncer. He de confessar la sorpresa en mantenir una serenitat oblidada. No puc dir que ho esperés, ni considerar la situació com una putada del destí, no. Sense saber com, de la meva boca van sortir paraules que van construir una frase: “d’aquesta em surto, tinc moltes coses encara per fer …” 

Així el temps, aquest temps desconegut, va anar transcorrent, no sense cansament, no sense dolor, tot i així sense cap mena de dubte.

Vivim moments històrics en els que la incertesa personal i social és moneda de canvi. Em resulta curiosa la facilitat amb la que he descobert la importància de la veritat, del que és autèntic, tota aquesta gent que m’ha acompanyat amb amor i tendresa , al marge d’aquelles més properes que des del primer instant he tingut al meu costat.

Així, Maria, Gemma, Sara, infermeres de guant blanc i mascareta 3M, han estat àngels custodis de les meves venes. Les doctores Anna i Meritxell, una mica perplexes per la meva “d’aquesta em surto”, han estat, són, testimonis científics del meu transcórrer per aquesta experiència. Carme i les seves companyes de recepció, suposen un grau d’excel•lència pel seu tracte amable amb totes aquelles persones que circulen o hem recalat, per una circumstància o altra, a l’Hospital Sant Bernabé de Berga.

Rodri i Natalia, artífexs de Serfran, empresa dedicada a serveis entre els quals figuren el transport. El seu taxi, puntual cada 21 dies i per períodes de tres en cada cicle, m’han traslladat des del domicili a l’Hospital i viceversa. La seva companyia i conversa ha resultat un bàlsam en cada viatge. Tant ells com els seus empleats, magnífics.

Gràcies, ja sempre formareu part de mi.

L’important no és quant temps, si no el que ens és donat i la capacitat que cadascú té per viure’l plenament.

________________________________________________

Nadie conoce sus límites hasta que, por una circunstancia u otra, se ve transitando por territorios totalmente desconocidos. La traslación de la zona personal de confort hacia ese mundo nuevo se produce sin más, sin ser conscientes de ello. Y sin embargo sucede.

Un día, hará más o menos seis meses, me diagnosticaron cáncer. He de confesar la sorpresa al mantener una serenidad olvidada. No puedo decir que lo esperara, ni consideré la situación como una putada del destino, no. Sin saber cómo, de mi boca salieron palabras que construyeron una frase: “de esta me salgo, tengo muchas cosas aún por hacer…” Leer más

Gracias…

reirse

Reír, reírse. Algo tan simple y tan difícil de encontrar.

Sin embargo, en ocasiones, es posible encontrar narraciones que aportan un soplo de aire fresco y constituyen por sí mismas una terapia. Para mí así ha sido “Catalanes todos” de Javier Pérez Andújar.

En días en los cuales la sesión de quimio se convierte en el napalm celular, resulta indispensable no perder la sonrisa, reír, reírte de la situación, de verte enchufado a un gotero. El día de la verbena de San Juan solté: “mira por donde hoy tomo el cava por vía intravenosa”.

La novela y la obra de teatro de Javier me han acompañado alguno de estos días y ha significado una elevada dosis de risoterapia.
Imagino que en algunos círculos ha levantado ampollas y no habrán sobrado las críticas negativas, pero ya se sabe y se conoce suficientemente las reacciones de los regímenes ante los versos de algún juglar que va más allá de lo oficialmente establecido.

Algo parecido sucedió en su día con “Ubú President” de Els joglars.

Personalmente ando más cerca de la literatura de Andújar, Marsé , Montalbán, Moix, Mendoza, etc. que de otras.
Pertenezco a la generación de los 50, es decir que ando trabajado. Viví esa Barcelona que describe, las inundaciones y la nevada del 62, las Ramblas del Sherif a quien veía siendo adolescente cuando iba a visitar a mi abuela en una travesía de la calle Hospital.

Las construcciones de los barrios periféricos en uno de los cuales viví, “El Congrés, llamado Congreso en la época”. Mi vida socializada transcurría entre El Congrés, Las Ramblas y la Plaza Tetuán, amén claro está de la escuela y el cine de barrio y la calle. Entonces los niños jugábamos en la calle.

Con casi 15 años, al ponerme a trabajar en una agencia de publicidad en Diagonal/Tuset, no descubrí que existía “otra Barcelona”, la de la gente guapa, con recursos económicos y unas vidas de las cuales sólo había tenido conocimiento, hasta entonces, a través de las películas. Existían realmente. Mientras, en ese otro mundo periférico, las gentes trataban de acomodarse buscando lo mejor para sí y para sus hijos.

Esa es la Barcelona que la novela de Javier describe a través de sus páginas, con socarrón sentido del humor.
Gracias.

 

Humildad

cielos-76

Que difícil resulta ser humilde. No se enseña en las escuelas, ni tampoco, generalmente, en el seno de las familias.
No vanagloriarse de los logros, reconocer debilidades y fracasos, actuar sin orgullo, no imponerse. Difícil, francamente difícil.
Escuchar al otro, sentir lo que siente, compartir sus alegrías y sus temores, sin miedos, sin orgullo, sin situarse en un plano superior.
Si como dejó escrito Karl Kraus : “El arte sirve para limpiarnos los ojos”, con enorme respeto añado: “La humildad limpia nuestro corazón”.
Sólo cuando la vida te pone realmente a prueba es cuando aprendes verdaderamente lo efímera que es. Entonces comprendes la esencia de la simplicidad, no desde la razón si no desde el corazón y es cuando cobra sentido más profundo un gesto, una mirada, una palabra, al ser compartidos generosamente de igual a igual.

 

Presente

primavera-51

 

Todo lo que vivimos es digno de ser vivido -Proverbio Zen-

 

Invictus

spiritusantus-2


Invictus

(Poema de Wiliam Ernest Henley)

Més enllà de la nit que m’envolta
negra como l’abisme insondable,
jo agraeixo al Déu que sigui
per la meva ànima invicta.

Atrapat en aquest circumstancial lloc
jo mai m’he lamentat ni he plorat
Davant les punyalades que m’ha donat l’atzar,
el meu cap sagna, però no m’he prostrat.

Món enllà d’aquest lloc de fúria i llàgrimes
m’acorralen amb terror les ombres.
Però tants anys d’amenaces
em troben sense cap temor.

Ja no importa quin va ser el meu camí,
quantes culpes he acumulat.
Sóc l’amo del meu destí
sóc el capità de la meva ànima
.

Volver a arriba