Boston-(154)-Street
Corrían tiempos difíciles para los diccionarios. Las palabras parecían haber tomado rumbos dispares. No tan sólo recorrían sus páginas entre distinciones de agudas, llanas esdrújulas, según su tilde, o en sustantivos, adjetivos verbos y adverbios, no. Seguían un curso distinto puestas en boca de los hombres.

Así, por ejemplo, compromiso se convirtió en una palabra vacía comúnmente utilizada en foros políticos o económicos. Servicio, vocación, altruismo… y tantas otras, se fueron tornando en palabras tras las que se escondían egoísmos personales de poder, abuso y explotación.

Poco a poco, y sin saber exactamente cuándo, otras fueron quedando huérfanas, aisladas, en peligro de extinción y a punto de desaparecer de los diccionarios y de las bocas de los hombres.

Amabilidad, ternura, comprensión, amor…