concerto

En las discusiones no hay razón si no razones, por ello resulta conveniente atender y entender las razones del otro.
Pretender estar en posesión de la razón, es destruir el diálogo. (ac)