La metamorfosis del color viene a ser como un recordatorio de lo que venimos a llamar «tiempo». Ese estado entre pasado y futuro en el que, con demasiada frecuencia, se nos escapa el presente.