En ocasiones los dioses toman una cerilla y prenden fuego a los cielos…