Jugar con las imágenes, manipularlas, re-interpretarlas…

Un juego en el cual la esencia siempre permanece, como ese guiño que la naturaleza ofrece en cada estación, escondiéndose de sí misma para repetirse incansable, inmutable en ser y estar…