Publicaciones Etiquetadas ‘Javier Pérez Andújar’

Gracias…

reirse

Reír, reírse. Algo tan simple y tan difícil de encontrar.

Sin embargo, en ocasiones, es posible encontrar narraciones que aportan un soplo de aire fresco y constituyen por sí mismas una terapia. Para mí así ha sido “Catalanes todos” de Javier Pérez Andújar.

En días en los cuales la sesión de quimio se convierte en el napalm celular, resulta indispensable no perder la sonrisa, reír, reírte de la situación, de verte enchufado a un gotero. El día de la verbena de San Juan solté: “mira por donde hoy tomo el cava por vía intravenosa”.

La novela y la obra de teatro de Javier me han acompañado alguno de estos días y ha significado una elevada dosis de risoterapia.
Imagino que en algunos círculos ha levantado ampollas y no habrán sobrado las críticas negativas, pero ya se sabe y se conoce suficientemente las reacciones de los regímenes ante los versos de algún juglar que va más allá de lo oficialmente establecido.

Algo parecido sucedió en su día con “Ubú President” de Els joglars.

Personalmente ando más cerca de la literatura de Andújar, Marsé , Montalbán, Moix, Mendoza, etc. que de otras.
Pertenezco a la generación de los 50, es decir que ando trabajado. Viví esa Barcelona que describe, las inundaciones y la nevada del 62, las Ramblas del Sherif a quien veía siendo adolescente cuando iba a visitar a mi abuela en una travesía de la calle Hospital.

Las construcciones de los barrios periféricos en uno de los cuales viví, “El Congrés, llamado Congreso en la época”. Mi vida socializada transcurría entre El Congrés, Las Ramblas y la Plaza Tetuán, amén claro está de la escuela y el cine de barrio y la calle. Entonces los niños jugábamos en la calle.

Con casi 15 años, al ponerme a trabajar en una agencia de publicidad en Diagonal/Tuset, no descubrí que existía “otra Barcelona”, la de la gente guapa, con recursos económicos y unas vidas de las cuales sólo había tenido conocimiento, hasta entonces, a través de las películas. Existían realmente. Mientras, en ese otro mundo periférico, las gentes trataban de acomodarse buscando lo mejor para sí y para sus hijos.

Esa es la Barcelona que la novela de Javier describe a través de sus páginas, con socarrón sentido del humor.
Gracias.

 

El lápiz

lapiz
Cuando se levantó aquella mañana intuyó que había llegado el gran día. Ya no más demoras ni excusas baratas. Supo en ese instante que iba a escribir un relato. Nunca lo pensó de manera seria, es más, ni tan siquiera tenía las mínimas nociones de cómo componer un texto literario, sin embargo la tarde anterior anduvo leyendo unos cuentos de Cortazar e imaginó sería bagaje suficiente para emprender el reto de convertirse en escribidor.

Colocó diez folios en blanco sobre la mesa y eligió para la escritura un lápiz Pilot de color calabaza, de esos con minas recargables del 0,9.Consideró que era el medio adecuado para la escritura, ya que por el grosor de las minas se evitaba esa engorrosa sensación de frustración que producen las de 0,5 al romperse con la mínima presión. El lápiz lo había encontrado hacía algunos años en una calle peatonal del barrio de El Clot, en Barcelona. En su momento le pareció extraño que nadie lo hubiera recogido, vista la estridencia de color y el contraste que se producía con el gris de las baldosas. Leer más

De repente…

Pucon-Volcan Villarica

Mientras dibujabas tu ruta por las librerías de Nueva York, Sarah-Jane, el doctor Crawford te llamaba por detrás de los cristales, pero la lluvia se oía cada vez más fuerte y no le dejaba explicarte que te quería.

Un microscopio, la vida en una gota de agua. Eso es lo que te quería decir el doctor. La máquina de escribir, con su abecedario de teclas. El teléfono con las letras en ruleta. De todo eso quería hablarte el doctor Crawford, Sarah-Jane, de la mala suerte que traen las letras.

(Javier Pérez Andújar • La vida en Marte— 12-11-2013)

 

 

 

 

Historias, cuentos y Genios embotellados…

 

genio-en-botella

 

“”Fascinación por las palabras proscritas  por los lenguajes secretos. Por las jergas que cada idioma deja de lado en sus diccionarios como los sindicatos dejaron de lado a los parados. La jerga del barallete que hablan los afiladores de Orense, y el lenguaje del bron de los caldereros de Miranda, en Avilés, y su variante que emplean los tratantes de ganado en San Juan de Villapañada, en la villa de Grado, y la jerigonza del burón de los guarnicioneros de Fornela, en El Bierzo, y el lenguaje del donjuan de los cesteros de Peñamellera Baja, regada por el río Deva (que en celta quiere decir que es relativo a «los dioses»), y el habla del ergue de los canteros de Ribadesella (convertida en tiempos de los romanos en frontera fijada por el río Sella), y el hablar de los tamargos de Llanes, y también la xíriga de sus tejeros y canteros, y la tixileira con que se entienden los cunqueiros de Sistierna, y la habla mansolea con que se reconoce a los zapateros ambulantes de Pimiango, donde el solitario faro de San Emeterio guía a los pescadores hacia tierra adentro, por la ría. Guiarse por palabras lejanas como las estrellas muertas cuya luz aún nos sigue llegando.””

(Javier Pérez Andújar)… a quien me atrevo a definir como “Domador de Palabras”

 

 

Palabras y verbos…

“De tanto pensarte, te has desgastado.
De tanto sentirte, te has perdido.
De tanto andar tras de ti, has escapado.

Amor.

Palabra simpe y sencilla, con dos vocales y dos consonantes y que, sin embargo, tantos ríos de tinta has derramado.

Así la tarde, con el sol que ilumina el papel en el que escribo.
Las sombras de la pluma y de mi mano se proyectan en la cuadrícula del cuaderno, en un vano intento de ordenar los sentimientos.

Así deseo que la alquimia persiga la palabra y la mute en verbo: Amar, igualmente con vocales y consonantes parejas, pero más llanas.
Sin sombras ni cuadrículas.”

Ángel Liviano ( 1958-2010)
Artista polifacético que dedicó su tiempo a las artes plásticas, literarias y del buen vivir.
Produjo una ingente cantidad de obra que sistemáticamente destruyó.

Dejó escrito: “ El arte es una mierda que sólo importa a los marchantes”.

Suertes

 

“He ido a la calle de la Democràcia llevándome en los cascos una vieja canción de los Surfin’ Bichos, que este año también anda de aniversario. El vigésimo. La canción, a la que me entrego cada vez más fanáticamente, está escrita con rabia y transforma en símbolos y en metáforas la historia de unos chavales sin suerte (o acaso sin opción a la suerte). Es decir, es puro rock and roll. Se titula Gente abollada; no es un título muy grato, pero también es cierto que no está compuesta por gente que pida turno para comer en el Bulli, y esas cosas.” (Javier Pérez Andújar – El País 6/12/08)

Siempre resulta reveladora la prosa urbana de Javier Pérez Andújar…

Photo-Genius


“…lo único que Salvador Dalí quiso a lo largo de su vida era vivir, incluso después de su muerte”

(Javier Pérez Andúnar – “A la conquista de lo irraconal: Salvador Dalí”  Ed.Algaba -2003)

Literatura

Para los que gusten de buena literatura: LOS PRÍNCIPES VALIENTES de Javier Pérez Andújar.

Sensibilidad, buen oficio, una mirada incisiva y tierna, no nostálgica, de aquello que fue y conformó el carácter de unas generaciones.

fotografía: © by trebla

Volver a arriba